Ameri varietales El ícono de Domaine Bousquet ahora viene por partes.

Y es una muy buena noticia, porque en vinos orgánicos la oferta es aún escasa dentro de la alta gama y el Ameri, que siempre estuvo un escalón por encima del resto de las líneas de Domaine Bousquet, es un vino que en Estados Unidos se vende a $40 la botella. Tener la oportunidad de tener ahora sus componentes por separado es un plus.

Los componentes llegaron a la degustación para la prensa en pequeñas botellitas que acompañaban a una botella cosecha 2018 del Red Blend. El enólogo Rodrigo Serrano Alou, que ingresó a la bodega a finales del año 2017, comenzó la presentación diciendo: «tratamos de continuar mejorando y que al ser la bodega orgánica más grande de la Argentina (ante la pregunta aclaró que medida en volumen de ventas de vinos orgánicos) es un desafío poder jugar en la alta gama y demostrar la calidad».

Luego nos contó de primera mano la historia de este proyecto: «Siempre me sentí identificado por el Merlot, lo encontraba un plus al Merlot de la finca y una vez le sugerí a Labid Ameri (quien junto a su esposa Anne Bousquet son los propietarios de la bodega) hacer un Merlot de alta gama. Me contestó que estaba loco porque no se lo venderíamos a nadie. Estaba de acuerdo con la calidad del vino, pero sabía que comercialmente no es una cepa fácil de ubicar. Entonces se me ocurrió esto, compartir cada varietal y ahí sí aceptó, aunque al principio quería arrancar solo con Malbec y Cabernet Sauvignon y tuve que insistir para lograr sacar los cuatro varietales a la vez».

Para el blend, Labid deseaba co-fermentar las cuatro uvas juntas, pero la realidad es que es muy difícil cosecharlas en sus puntos óptimos de maduración, al mismo tiempo. Para ello continúan trabajando con pruebas buscando la poda apropiada para cada varietal, trabajándolos distinto, pero así todo no es fácil lograr hacer una co-fermentación.

Por ello, por ahora se elaboran los cuatro varietales con uvas seleccionadas de ciertas hileras de cuarteles elegidos que se vinifican por separado, pasando un año en barrica y otro año de botella.

«El objetivo es lograr un vino naturalmente elegante y que muestre lo que el terroir puede expresar».
Serrano aclara que trabajan buscando una óptima madurez poli fenólica, buena concentración de azúcar y con un objetivo de pH para cada variedad. Se fermenta cada uno por separado, 50% en barrica nueva y 50% en barricas usadas, luego de la fermentación se descuba pasando a tanque de acero inoxidable y luego vuelve a las mismas barricas, para la guarda final.

En la primera añada, del Merlot, Cabernet Sauvignon y Syrah fueron sólo 800 botellas de cada uno, mientras que del Malbec hay más, porque abunda en la finca. En la cosecha 2020 pasaron a cuatro mil botellas de cada variedad.

La idea es que también salga una presentación especial para que el cliente pueda jugar a hacer su propio Blend y que la misma incluya una probeta para realizar las mediciones. En el panel de cata se sugirió que esa presentación cuente con estas pequeñas botellas, que resultan ideales para jugar con ellas y no obligarán a descorchar 4 botellas de 750 cc al mismo tiempo. Lo evaluarán.

«Cuando llegué había Ameri 2011, 2013 y 2015 porque sólo se hace en añadas en que la calidad de la uva acompaña. De 2016, que había sido un año complicado, probamos muchísimas barricas y no teníamos datos de dónde venía lo anterior, por lo que probamos un montón y logramos hacer 6.800 litros del blend, que salieron al mercado en enero de 2018. Ese año María Laura Ortiz nos convocó a participar de la cata ciegas de vinos que protagonizan varios enólogos y se hace en Mendoza y fuimos con Ameri 2017 logrando el primer lugar. También con ese vino tuvimos muy buenos puntajes internacionales», cuenta Rodrigo con orgullo.

Domaine Bousquet ha crecido mucho y el equipo de enología hoy cuenta con seis enólogos. Se prueban muchas barricas para elegir los componentes de Ameri y ya tienen mejor identificadas las parcelas de dónde tomar las uvas para él.

Los componentes que recibimos para la cata son de la cosecha 2019, del próximo blend que va a salir al mercado. La composición, en porcentaje, del corte varía cada año. Tanto 2018 como 2019 tuvieron un 60% de Malbec, 20% de Cabernet Sauvignon, 10% de Merlot y 10% de Syrah. En 2020 el porcentaje de Malbec desciende un poco.

Siendo una bodega orgánica y el Ameri un vino con expectativas de guarda, no podía faltar la pregunta sobre el agregado de sulfitos. Rodrigo contestó: «en la cosecha 2019 se agregaron sulfitos en las tres etapas típicas (al llegar la uva, luego de la fermentación y antes del embotellado), pero en 2020 sólo se agregó hasta ahora al sacar de barricas, cuando lo embotellemos, ¡Veremos!»

La bodega va en camino de continuar reduciendo el aporte de sulfitos, destacándose en ese sentido la línea Virgen -a la cual no se agregan sulfitos- que ya va por la cuarta cosecha, desde 2018 a la 2021, recién embotellada.

Otra novedad es que trabajan con un amplio programa de productores convencionales a los cuales incentivan a pasar al manejo orgánico de sus viñedos, habiendo uno de ellos -el de mayor importancia en volumen- este año 2021 logrado certificar 350 hectáreas de Malbec como orgánicas.

La bodega Domaine Bousquet en 2021 molió cinco millones de kilos de uva y es sin dudas una de las referentes en lo que hace a la elaboración de vinos de naturaleza orgánica en Argentina.

Fuente https://angelyvino.blogspot.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

diecinueve − 1 =