Argentina: 7 Merlot para brindar en su día

El rey del Pomerol se luce en la Argentina en terruños de clima fríos y en la altura, desde donde intenta, poquito a poquito volver a imponerse en los paladares de los bebedores de vino

Cuan­do uno pien­sa en varie­da­des de vino tin­to el Mer­lot es una de las pri­me­ras uvas que se nos vie­ne a la cabe­za, pero para­dó­ji­ca­men­te más allá que sabe­mos que es una de las tin­tas emble­má­ti­cas de Bur­deos, cues­ta muchí­si­mo que sobre­sal­ga en las gón­do­las. Sabe­mos que exis­te pero no sole­mos ele­gir­lo para lle­var­lo a casa. Por eso, para rei­vin­di­car a esta varie­dad en su día ‑que se cele­bra cada 7 de noviem­bre–  selec­cio­na­mos algu­nos Mer­lot para una vez en la copa vuel­va el #Mer­lo­ve.

El de San Rafael, Mendoza

El Mer­lot fue uno de los gran­des desa­fíos en la déca­da del 90 ‑cuan­do ini­cié mi carre­ra pro­fe­sio­nal, en ese momen­to en la Argen­ti­na el Mer­lot recién comen­za­ba a aso­mar para vinos de alta gama. Por eso sig­ni­fi­ca mucho en lo afec­ti­vo y pro­fe­sio­nal. Fue un des­per­tar en el cono­ci­mien­to del varie­tal, de su adap­ta­ción a los dis­tin­tos terroir de Men­do­za, del mane­jo vití­co­la deta­lla­do y espe­cí­fi­co pro­te­gien­do los raci­mos de la influen­cia del sol del desier­to, a los dis­tin­tos esti­los de vinos que podía­mos ela­bo­rar. Es una varie­dad intri­gan­te que te tie­ne aten­to, siem­pre bus­can­do alter­na­ti­vas y nue­vos cami­nos, es una varie­dad que en lo per­so­nal me apa­sio­na” Sil­vio Alber­to, chief wine­ma­ker & viti­cul­tu­re de Bode­gas Bian­chi quien para cele­brar el Mer­lot pro­po­ne al Bian­chi Par­ti­cu­lar 2018 (pre­cio de ven­ta suge­ri­do $13.000) eti­que­ta emble­ma de la bode­ga que comen­zó su his­to­ria en 1976 cuan­do el mis­mí­si­mo Enzo Bian­chi com­par­tió un vino de su cava per­so­nal con fami­lia­res y ami­gos quie­nes insis­tie­ron que seme­jan­te vino mere­cía salir a luz. Este Mer­lot de color rojo inten­so, muy atrac­ti­vo, en nariz sedu­ce con notas espe­cia­das, futas negras y rojas (como mora, cirue­la y gro­se­lla), suma­das a la tipi­ci­dad mine­ral apor­ta­da por el terru­ño y las remi­nis­cen­cias de la crian­za en roble fran­cés. En boca es muy deli­ca­do, con muy buen cuer­po y  amable.

¿Un mari­da­je para hacer vibrar este gran con Mer­lot? Alber­to sugie­re que su ver­sa­ti­li­dad per­mi­te acom­pa­ñar des­de boca­di­llos o pica­das en una recep­ción con diver­sos que­sos como gru­ye­re, brie o con cier­tos encur­ti­dos como sala­mes de dis­tin­tas pro­ce­den­cias con cier­to gra­do de pican­te y espe­cia­dos has­ta fru­tos secos y cebo­llas cara­me­li­za­das. Si pen­sa­mos en pla­tos prin­ci­pa­les sugie­re car­nes rojas más sua­ves, como ojo de bife con algu­nas guar­ni­cio­nes como papas rotas o ver­du­ras al res­col­do. Y agre­ga que a nivel per­so­nal como es un aman­te de las pas­tas, es infa­li­ble con espa­gue­tis o sorren­ti­nos relle­nos con sal­sas como cre­mas de estruc­tu­ra o algu­na sal­sa bolo­ñe­sa ¡como él mis­mo que prepara!

¿Qué poten­cial le ve al Mer­lot argen­tino? “Per­so­nal­men­te veo que el Mer­lot en Argen­ti­na tie­ne una evo­lu­ción más impor­tan­te que en Fran­cia ya que esta­mos en un desier­to y como todos sabe­mos el Mer­lot en este tipo de cli­mas tie­ne una velo­ci­dad mayor de evo­lu­ción, pero con los Mer­lot que me ha toca­do ela­bo­rar y jus­ta­men­te hace unos meses pude pro­bar uno que pro­du­ji­mos en el año 1997, la ver­dad me saqué el som­bre­ro, esta­ba per­fec­to, obvia­men­te con su color ya evo­lu­cio­na­do a los tin­tes tejas pero en nariz y boca la com­ple­ji­dad que tenía era increí­ble. Por eso apues­to que bien mane­ja­do el viñe­do, con elec­cio­nes de los terroirs correc­ta­men­te y ela­bo­ra­cio­nes razo­na­das, el Mer­lot en la Argen­ti­na tie­ne un muy buen poten­cial de guar­da” resu­me el winemaker.

El patagónico

Des­de San Patri­cio del Cha­ñar, Pata­go­nia, Leo­nar­do Pup­pa­to, enó­lo­go de Bode­ga Fami­lia Schroe­der, sub­ra­ya que el Mer­lot “es una uva muy noble que des­de lo eno­ló­gi­co siem­pre sir­ve y apor­ta algo posi­ti­vo. Es una varie­dad que suma, que en gene­ral gus­ta y que uti­li­za­da en cor­tes, se ofre­ce res­pe­tuo­sa. En Pome­rol tuve la opor­tu­ni­dad de pro­bar unos Mer­lot increí­bles y en los gran­des vinos, esta varie­dad siem­pre está pre­sen­te”. En el sur argen­tino el Mer­lot sue­le dar vinos de muy buen color, estruc­tu­ra y aci­dez, con una abun­dan­cia de fru­tas rojas. “Acá se hacen varie­ta­les de alta gama y la mayo­ría de las bode­gas lo tie­nen como varie­tal 100%” cuen­ta el wine­ma­ker quien para esta cele­bra­ción pro­po­ne des­cor­char el Fami­lia Schroe­der Mer­lot 2017 (pre­cio suge­ri­do de ven­ta de $4250) que en nariz des­ta­ca por la diver­si­dad de fru­tas rojas, espe­cias y notas que recuer­dan al cue­ro. En boca es muy com­ple­jo, con agra­da­bles tani­nos, una aci­dez mode­ra­da y pre­sen­cia de fru­ta madu­ra. Ideal, como reco­mien­da el mis­mí­si­mo Pup­pa­to, para acom­pa­ñar pas­tas con sal­sas rojas y tro­zos de carnes.

Ade­más de ela­bo­rar Mer­lot en esta eti­que­ta tope de gama, Fami­lia Schroe­der tie­ne otros dos Mer­lot en su por­fo­lio de pro­duc­tos ya que “el Mer­lot es una de las cepas carac­te­rís­ti­cas de la región pata­gó­ni­ca, pero aún tie­ne algu­nas difi­cul­ta­des comer­cia­les en bue­na par­te del mun­do a pesar de ser el com­po­nen­te de los vinos más caros y afa­ma­dos, como el Châ­teau Che­val Blanc o Pétrus” sub­ra­ya Puppato.

El de Vistalba

En Vis­tal­ba, Luján de Cuyo, Men­do­za, están los Mer­lot más anti­guos del país, que tie­nen sus raí­ces en la pie­dra alu­vio­nal del río Men­do­za y dan vinos pro­fun­dos, fru­ta­dos y con notas mine­ra­les” comien­za Juan Pablo Solís, enó­lo­go de Bode­ga Kai­ken quien deta­lla que en esta zona los sue­los tie­nen una estruc­tu­ra suel­ta y muy permea­ble, con baja reten­ción de agua y algo de pie­dra. Lo que se expre­sa en los vinos con mucha fres­cu­ra, notas espe­cia­dos como men­tol o casis y una aci­dez natu­ral que poten­cia su guarda.

El vino reco­men­da­do de la bode­ga para cele­brar su día es el Ultra Mer­lot (pre­cio suge­ri­do $1700), un vino com­pues­to con un 93% Mer­lot y un 7% de Caber­net Franc de color rojo rubí, con aro­mas fru­ta­les que recuer­dan a con­fi­tu­ra de bayas rojas y mar­ca­das notas espe­cia­das. En boca tie­ne una gran estruc­tu­ra con tani­nos car­no­sos y dura­de­ros. Solís lo reco­mien­da acom­pa­ñar con todo tipo de gui­sos inclu­so un risot­to o car­nes rojas y que­sos maduros.

Si habla­mos del poten­cial del Mer­lot, el enó­lo­go cree que “hay un gran poten­cial aun­que en nues­tro país sue­le ocul­tar­se en los vinos de cor­te clá­si­co y pocas bode­gas lo ela­bo­ra­ban como varie­tal. Noso­tros con­fia­mos en su poten­cial y tra­ba­ja­mos para mejo­rar su cali­dad, una cepa que se rei­vin­di­ca en cada cose­cha. Por­que es un clá­si­co que no pasa de moda y nece­si­ta terru­ños fres­cos para lograr la madu­rez, de lo con­tra­rio pue­de lle­gar a arre­ba­tar­se y per­der aro­mas, sabo­res y carác­ter. Hoy tra­ba­ja­mos para mejo­rar la varie­dad, aun­que toda­vía hay pocas eti­que­tas de muy bue­na cali­dad, oja­lá siga cre­cien­do y logre­mos reivindicarlo”.

El de Las Compuertas

Para Juan Bruz­zo­ne, enó­lo­go de la bode­ga Fabre Mont­ma­you, el Mer­lot “sig­ni­fi­ca mucho ya que es un varie­tal que lo con­si­de­ro un clá­si­co a nivel mun­dial, con regio­nes dón­de bri­lla más que en otras pero con una iden­ti­dad y encan­to únicos”.

El reco­men­da­do de la bode­ga, el Terru­ño Reser­va Mer­lot 2019 (pre­cio suge­ri­do de ven­ta $1500), pro­vie­ne de Las Com­puer­tas, Luján de Cuyo, Men­do­za, a unos 1000 y 1100 msnm bajo la influen­cia de un cli­ma con­ti­nen­tal y sobre sue­los alu­via­les poco pro­fun­dos y can­tos roda­dos a esca­sa profundidad.

La línea Terru­ño, recién lan­za­da al mer­ca­do, sur­gió tras el minu­cio­so tra­ba­jo desa­rro­lla­do por el equi­po eno­ló­gi­co lide­ra­do por Her­vé Fabre, quien reali­zó cali­ca­tas y aná­li­sis de sue­los que per­mi­tie­ron cate­go­ri­zar los sue­los de todas las fin­cas para poten­ciar las vir­tu­des y par­ti­cu­la­ri­da­des cada viña. El equi­po de eno­lo­gía reali­zó un segui­mien­to muy cer­cano de los viñe­dos degus­tan­do los raci­mos en cada fin­ca y con­tro­lan­do el rie­go lo que per­mi­tió obte­ner una cose­cha de una cali­dad inva­lua­ble que garan­ti­za la expre­sión inigua­la­ble de cada terru­ño en cada copa de vino.

El Mer­lot ele­gi­do se luce a la vis­ta con un color rojo cere­za con tona­li­da­des pro­fun­das y en nariz se des­ta­ca por sus aro­mas a fru­tos del bos­que y suti­les notas a espe­cias dul­ces. En boca sobre­sa­len los ele­gan­tes tani­nos con un final untuo­so y per­sis­ten­te. El 80% del vino fue cria­do duran­te 12 meses en barri­cas de roble fran­cés de segun­do o ter­cer uso y tie­ne un poten­cial de guar­da de 6 a 10 años. El mis­mo Bruz­zo­ne lo reco­mien­da acom­pa­ñar con un buen pla­to de pastas.

El de Perdriel

Para Mar­ti­na Galeano, enó­lo­ga de Dartley Family Wines, quien tuvo­la posi­bi­li­dad de tra­ba­jar con Jean Clau­de Berrouet ‑el pri­mer enó­lo­go per­ma­nen­te de Châ­teau Petrus en 1964‑, con quien des­cu­brió todo el poten­cial, la ele­gan­cia y la deli­ca­de­za de esta varie­dad que “se tie­ne que tra­ba­jar con mucho cui­da­do por su sen­si­bi­li­dad a la oxi­da­ción”. Galeano expli­ca que en Per­driel, Luján de Cuyo, Men­do­za el Mer­lot pre­sen­ta aro­mas de fru­tos rojos, con notas de mem­bri­llo, fru­ti­lla y algu­nas notas espe­cia­das. Con su evo­lu­ción apa­re­cen notas a tru­fas y cas­sis. Siem­pre pre­sen­ta una deli­ca­de­za y suti­le­za excep­cio­nal y en boca logra un buen equi­li­brio, con tani­nos sua­ves y elegantes”.

Para ren­dir home­na­je a este varie­tal, la enó­lo­ga eli­ge el Rama Negra Edi­ción 10º Ani­ver­sa­rio Mer­lot 2019 (pre­cio suge­ri­do de ven­ta $1200) que ella des­cri­be a la vis­ta con bue­na inten­si­dad y en nariz con una com­ple­ji­dad úni­ca de aro­mas que recuer­dan a fru­tas madu­ras como cere­zas y per­sis­ten­tes notas de mer­me­la­da, com­bi­na­das con coco, cane­la y taba­co, gra­cias a su paso por barri­cas de roble (12 meses en barri­cas de roble fran­cés de pri­mer y segun­do uso). En boca es armo­nio­so y ele­gan­te, con un final lar­go e impo­si­ble de olvi­dar. Es ideal para acom­pa­ñar una bon­dio­la de cer­do con reduc­ción de fru­tos rojos y puré de camote.

El de Gualtallary

Para Rodri­go Serrano Alou, enó­lo­go de bode­ga Domai­ne Bous­quet, “el Mer­lot es un varie­tal en el cual pode­mos encon­trar un mon­tón de vir­tu­des pero que tie­ne poca comu­ni­ca­ción. Cuan­do empe­cé a tra­ba­jar en la bode­ga tenía­mos una gran can­ti­dad de Mer­lot así que empe­za­mos a explo­rar y  aho­ra no solo tene­mos un Mer­lot entra­da de gama sino que en nues­tra línea ícono tene­mos un Mer­lot varietal”.

Para cele­brar al Mer­lot a lo gran­de, la bode­ga pro­po­ne el Ame­ri Sin­gle Vine­yard Mer­lot 2019 (pre­cio suge­ri­do de ven­ta $4199), una edi­ción limi­ta­da y nume­ra­da de 860 bote­llas. Este vino pre­sen­ta a pri­me­ra nariz una gran com­ple­ji­dad mar­ca­da con notas espe­cia­das que recuer­dan a pimien­ta moli­da. En boca es explo­si­vo con un cuer­po ater­cio­pe­la­do y un per­sis­ten­te final.

En Gual­ta­llary el Mer­lot se expre­sa de mane­ra impre­sio­nan­te, al tener sue­los are­no­sos tie­ne mucha tipi­ci­dad de Mer­lot, lo cual es bas­tan­te espe­cia­do en la nariz pero a su vez en boca es un vino con carác­ter y dul­zu­ra. Son muy bue­nos pro­duc­tos para dis­fru­tar, de hecho lo eli­jo muchas veces para tomar en mi casa” reco­mien­da Serrano Alou quien sugie­re mari­dar­lo jun­to a car­nes asa­das con algu­na sal­sa bien fuerte.

El de Los Chacayes

El Mer­lot es una varie­dad muy dis­fru­ta­ble que hay que difun­dir por su com­ple­ji­dad aro­má­ti­ca, don­de se mez­cla su per­fil espe­cia­do con fru­tas rojas. Tam­bién es un buen expo­nen­te para cor­tes con Mal­bec y Caber­net Sau­vig­non” comien­za Mar­cos Fer­nán­dez, direc­tor téc­ni­co de eno­lo­gía de Terra­zas de los Andes quien agre­ga que “para las zonas don­de mejor se expre­sa corres­pon­den a Valle de Uco ‑a unas altu­ras que van des­de los 1.100 a 1.300 msnm- por lo que las super­fi­cies plan­ta­das son muy limi­ta­das y no se ve un cre­ci­mien­to en hec­tá­reas como sí suce­de con el Caber­net Franc. Por este moti­vo creo que los bue­nos expo­nen­tes de esta varie­dad van logran­do apre­cia­ción y admi­ra­ción por su cali­dad y escasez”.

Para cele­brar al Mer­lot Fer­nán­dez reco­mien­da elTe­rra­zas de los Andes Reser­va Mer­lot 2018 (pre­cio suge­ri­do de ven­ta $990) que­pro­vie­ne de Fin­ca Licán, Los Cha­ca­yes (Valle de Uco) don­de expre­sa su lado espe­cia­do, her­bal y fru­tal. Tie­ne una con­cen­tra­ción media y gran balan­ce en boca. Y es ideal para acom­pa­ñar con cos­ti­llas de cor­de­ro con sal­sa de men­ta, rome­ro y cre­ma de bata­ta con pimienta.

El equi­po téc­ni­co de la bode­ga sub­ra­ya que “la cose­cha 2018 en Men­do­za fue una de las mejo­res de los últi­mos 10 años, tan­to en can­ti­dad como en cali­dad. Estu­vo mar­ca­da por tres carac­te­rís­ti­cas impor­tan­tes. La pri­ma­ve­ra fue tem­pla­da y seca y hubie­ron algu­nos suce­sos de hela­das, sin mayor rele­van­cia. Des­pués el año empe­zó con un enero cáli­do con tem­pe­ra­tu­ras por enci­ma de las habi­tua­les en las zonas bajas y simi­la­res al pro­me­dio en los viñe­dos más altas. Y el oto­ño fue muy pare­jo y tem­pla­do, lo que nos per­mi­tió mane­jar bien los tiem­pos de cose­cha con una ópti­ma madu­rez. La cali­dad de la uva fue exce­len­te y gra­cias a la madu­rez obte­ni­da por las tem­pe­ra­tu­ras y ampli­tu­des tér­mi­cas excep­cio­na­les que apor­ta­ron la obten­ción de fru­ta fres­ca y sana con muy bue­na con­cen­tra­ción de color, lo que favo­re­ció el naci­mien­to de vinos de muy alta calidad”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

2 × 3 =

Menú