Disfrutar de la naturaleza

La bode­ga orgá­ni­ca pio­ne­ra de Gual­ta­llary expan­dió su pro­pues­ta turís­ti­ca con un lod­ge­bou­ti­que de 7 habi­ta­cio­nes que se suma a su exclu­si­va pro­pues­ta gas­tro­nó­mi­ca y acti­vi­da­des para el turis­mo en Mendoza.

Para este­ve­rano 2022, Domai­ne Bous­quet, la bode­ga orgá­ni­ca de Gual­ta­llary, ofre­ce una expe­rien­cia com­ple­ta para dis­fru­tar de un entorno majes­tuo­so en medio de los viñe­dos, rodea­do por la Cor­di­lle­ra y “vivien­do” el mun­do del vino des­de su cuna. Con una impor­tan­te inver­sión, Domai­ne Bous­quet inau­gu­ró su GAIA Lod­ge, una nue­va opción de hos­pe­da­je para el enotu­ris­mo en Men­do­za. El nue­vo empren­di­mien­to de la bode­ga orgá­ni­ca de Gual­ta­llary se suma al bis­tró del mis­mo nom­bre y a la pro­pues­ta de acti­vi­da­des para dis­fru­tar de y en la naturaleza.

Habi­tar la Madre Tierra

GAIA Lod­ge es un peque­ño lod­ge dedi­ca­do al vino. Se encuen­tra empla­za­do en el terru­ño de la bode­ga y cuen­ta con 7 habi­ta­cio­nes para un total de 18 pla­zas – 5 dobles y 2 cuádruples‑, cada una con bal­cón con vis­ta a la mon­ta­ña o al valle y sus viñe­dos. La hos­te­ría brin­da ser­vi­cio de con­ser­je­ría per­so­na­li­za­do, tras­la­dos, bar y restaurante.

El edi­fi­cio – de dise­ño arqui­tec­tó­ni­co en el que pre­do­mi­nan las líneas rec­tas, cons­trui­do con mate­ria­les sim­ples como ladri­llo vis­to y hor­mi­gón- está inte­gra­do por tres plan­tas: la recep­ción y dos depar­ta­men­tos idea­les para fami­lias en la plan­ta baja; los espa­cios don­de se rea­li­zan las acti­vi­da­des socia­les como el res­tau­ran­te, livings y zona de lec­tu­ra en el pri­mer piso; y, por últi­mo, en el segun­do piso, 5 sui­tes para las que se prio­ri­za­ron las vis­tas hacia la mon­ta­ña median­te bal­co­nes orien­ta­dos hacia el oes­te, todas con baño privado.

La inte­gra­ción del lod­ge con la Bode­ga está dada por el rol fun­da­men­tal del pro­yec­to de inte­rio­ris­mo, desa­rro­lla­do por el estu­dio Ale­jan­dra Reta & Arqui­tec­tos Aso­cia­dos. La pre­mi­sa prin­ci­pal con la que se tra­ba­jó el dise­ño de inte­rio­res fue la de recrear y refle­jar la filo­so­fía orgá­ni­ca de Domai­ne Bous­quet que le da nom­bre a GAIA Lod­ge y rin­de tri­bu­to a la dio­sa  grie­ga que repre­sen­ta a la Madre Tierra.

El esti­lo de los espa­cios comu­nes es “kitsch”, ale­gre y colo­ri­do. Se com­bi­nan tex­tu­ras, estam­pa­dos y obje­tos lla­ma­ti­vos, anti­guos y moder­nos. La deco­ra­ción se tra­ba­jó con un papel hecho exclu­si­va­men­te para el lugar, con los moti­vos de las eti­que­tas de los vinos de la bode­ga, espe­cial­men­te de la línea GAIA: flo­res y mari­po­sas en una esca­la impor­tan­te. Estos espa­cios son el res­tau­ran­te – don­de la coci­na está inte­gra­da al espa­cio, pero sepa­ra­da vir­tual­men­te por una barra de bar con ban­que­tas, que per­mi­te una situa­ción más infor­mal y rela­cio­na­da con el personal‑, dos livings para rela­jar­se y una zona tran­qui­la para lectura.

Las sui­tes son de un esti­lo más tran­qui­lo y cáli­do, que per­mi­ten el des­can­so. Mue­bles de made­ra y ele­men­tos con tonos “tie­rra” como base. Los nom­bres de las sui­tes reco­rren las ciu­da­des repre­sen­ta­ti­vas en la his­to­ria de la bode­ga ‑Car­cas­son­ne, Madrid, Bru­xe­lles, Mia­mi, Van­cou­ver, Bue­nos Aires, São Pau­lo, New York y Stockholm- y cada una lle­va un color que lo repre­sen­ta según la flor nacio­nal del país o de cada ciudad.

Como par­te del pro­yec­to, se dise­ñó una estruc­tu­ra metá­li­ca, exter­na al edi­fi­cio, para alo­jar un ascen­sor pano­rá­mi­co des­de el cual se dis­fru­ta de las des­lum­bran­tes vis­tas del pai­sa­je duran­te el reco­rri­do. Ade­más cuen­ta con una esca­le­ra que per­mi­te lle­gar a los viñe­dos direc­ta­men­te des­de las habitaciones.

En línea con la filo­so­fía de res­pe­to al medio ambien­te que Domai­ne Bous­quet eli­gió des­de su naci­mien­to, para el nue­vo empren­di­mien­to turís­ti­co GAIA Lod­ge se reali­zó un rele­va­mien­to de pro­vee­do­res para con­tra­tar según polí­ti­cas sustentables:

Lavan­de­ría: ser­vi­cio de lava­do de blan­cos que tra­ba­ja con la pre­mi­sa de pre­ser­va­ción del recur­so hídri­co y no uti­li­za­ción de plás­ti­cos, para el cual se uti­li­zan bol­sas de tela reutilizables.

Ame­ni­ties de baño: libres de para­be­nos, sin for­mol, sin sal agre­ga­da, sin TACC, no tes­tea­dos en ani­ma­les y 100% bio­de­gra­da­bles. El pro­vee­dor es fun­da­dor de una orga­ni­za­ción que se encar­ga de reci­clar jabo­nes des­car­ta­dos por los hote­les, repro­ce­sar­los y entre­gar­los a comu­ni­da­des caren­cia­das, así garan­ti­zar la higie­ne. Ade­más: enva­ses recar­ga­bles y los pro­duc­tos de baño como cofias, jabo­nes en barra, vani­ties, se pre­sen­tan en estu­ches de car­tón para evi­tar el uso de plástico.

Bici­cle­tas para que los hués­pe­des pue­dan tras­la­dar­se por los alre­de­do­res y visi­tar bode­gas vecinas.

Car­te­le­ría que pro­mue­ve la bue­na uti­li­za­ción del recur­so hídri­co y energético.

Sepa­ra­ción de residuos.

Huer­tas agro­eco­ló­gi­cas con las que se abas­te­cen las coci­nas de los dos res­tau­ran­tes de Domai­ne Bousquet.

Las habi­ta­cio­nes dobles tie­nen un valor de USD 280, mien­tras que el pre­cio de las cuá­dru­ples es de USD 520. Los niños has­ta 3 años no pagan, a par­tir de 4 años pagan USD 80 com­par­tien­do habi­ta­ción. En todos los casos se inclu­ye desayuno.

Turis­mo y Gas­tro­no­mía en Domai­ne Bousquet

Duran­te las vaca­cio­nes, quie­nes visi­ten la bode­ga podrán dis­fru­tar de una expe­rien­cia ori­gi­nal y atrac­ti­va, con acti­vi­da­des al aire libre pen­sa­das para com­par­tir entre ami­gos, en pare­ja o en fami­lia; hos­pe­dar­se y dejar­se sedu­cir con la exclu­si­va gas­tro­no­mía. Debi­do a las medi­das adop­ta­das por la pan­de­mia de COVID-19, se requie­re reser­va pre­via para el ingre­so a la bode­ga, uso de bar­bi­jo duran­te todo el tiem­po que resul­te posi­ble y el esta­ble­ci­mien­to cuen­ta con pun­tos sanitizantes.

La tota­li­dad del ser­vi­cio de las Visi­tas Guia­das se desa­rro­llan en 4 estaciones:

  • Lago: Una bre­ve expli­ca­ción sobre la his­to­ria de Domai­ne Bous­quet rodea­dos de una impo­nen­te vis­ta al lago, la cor­di­lle­ra y el viñe­do. Expli­ca­ción de las carac­te­rís­ti­cas de la zona, sue­lo, cli­ma y riego.
  • Huer­ta y Viñe­do: desa­rro­llo del pro­ce­so de un viñe­do orgá­ni­co y las carac­te­rís­ti­cas que lo dife­ren­cian de un viñe­do con­ven­cio­nal y bre­ve des­crip­ción ampelográfica.
  • Bode­ga: expli­ca­ción sobre el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción y dife­ren­tes líneas de la bodega.
  • Sala de degus­ta­ción: el reco­rri­do fina­li­za la sala de barri­cas sub­te­rrá­nea y pos­te­rior degustación.

Domai­ne Bous­quet tie­ne 3 pro­pues­tas de Degus­ta­ción, todas inclu­yen la visi­ta guiada:

  • Tres Esti­los: 1 Pre­mium + 1 Reser­va + 1 Gran Reser­va $ 1.850.-
  • Expe­rien­cia Bous­quet: 1 Reser­va + 1 Gaia + 1 Gran Reser­va $ 2.650.-
  • Ico­nos: 3 íco­nos de la bode­ga $ 3.350.-
  • Jue­go del Blend: hacé tu blend y llé­va­te la bote­lla $2.650.-

Todos los días Domai­ne Bous­quet abre sus puer­tas para quie­nes quie­ran delei­tar­se con los dife­ren­tes Menús de su GAIA Bis­tró, almor­zan­do rodea­dos por el pai­sa­je de viñe­dos y el Cor­dón del Pla­ta. De esti­lo Bis­tró, GAIA (Dio­sa grie­ga que per­so­ni­fi­ca a la Tierra)propone una coci­na de autor, de la mano del chef Adrián Bag­gio, quien hace honor a la filo­so­fía de la bode­ga: com­bi­nar los pro­duc­tos de la tie­rra en pla­tos que refle­jan la gas­tro­no­mía euro­pea fusio­na­da con la coci­na tra­di­cio­nal argentina.

GAIA Bis­tró ofre­ce dife­ren­tes pro­pues­tas para sus almuerzos:

  • Almuer­zo de 4 pasos (inclu­ye mari­da­je) $5.200
  • Menú infan­til de 3 pasos (inclu­ye bebi­da) $ 1.900
  • Pic­nic en el par­que $ 4.700

Ade­más, el nue­vo res­tau­ran­te del GAIA Lod­ge está abier­to para cual­quier per­so­na que quie­ra desa­yu­nar, almor­zar o meren­dar, ofre­cien­do un menú de pasos o a la car­ta con opcio­nes lige­ras y sen­ci­llas. En el hora­rio de la cena está dis­po­ni­ble úni­ca­men­te para que los hués­pe­des pue­dan rela­jar­se en un entorno rodea­do de natu­ra­le­za. Cuen­ta con un sec­tor inte­rior y otro al aire libre.

Con­tac­to para Reser­vas: De lunes a domin­gos de 9 a 18hs.

Turis­mo y res­tau­ran­te: turismo@domainebousquet.com /Whatsapp: +54 9 261 532 0896

Gaia Log­de: gaialodge@domainebousquet.com / Whatsapp: +54 9 2615 09–5346

Ruta 89, KM 7, Gual­ta­llary, Tupun­ga­to, Mendoza.

 

Domai­ne Bous­quet es el lega­do de una lar­ga y pres­ti­gio­sa his­to­ria que lle­va el ape­lli­do Bous­quet. Una fami­lia que lle­va cua­tro gene­ra­cio­nes de tra­di­ción viti­vi­ní­co­la, pro­ve­nien­te de la región de Car­cas­son­ne, al sur de Fran­cia. La bode­ga­na­ció en el año 1997, cuan­do la fami­lia adqui­rió 240 hec­tá­reas de viñe­dos en Gual­ta­llary, Tupun­ga­to, Valle de Uco, actual­men­te con­si­de­ra­do uno de los mejo­res terru­ños men­do­ci­nos. En el año 2002 tuvo su pri­me­ra cosecha.

El prin­ci­pal obje­ti­vo de la fami­lia Bous­quet es el de com­bi­nar las téc­ni­cas de ela­bo­ra­ción fran­ce­sas, con el cli­ma y terroir excep­cio­na­les de la región. La filo­so­fía de tra­ba­jo se enfo­ca en la pre­ser­va­ción de la alta cali­dad de las uvas; por esa razón el mane­jo deli­ca­do del viñe­do es el prin­ci­pio que rige a la bodega.

Los viñe­dos cul­ti­va­dos orgá­ni­ca­men­te tie­nen pro­duc­cio­nes más bajas, pero de más con­cen­tra­ción y sabor que aque­llos tra­ta­dos con agro­quí­mi­cos, per­mi­tien­do que los sabo­res úni­cos de los fru­tos de los viñe­dos se des­ta­quen de mane­ra asom­bro­sa. La eno­lo­gía está a car­go de Rodri­go Serrano Alou.

Nota Com­ple­ta:

Dis­fru­tar de la naturaleza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

10 + siete =

Menú