EL VINO ARGENTINO AMPLÍA SU OFERTA DE VINOS VEGANOS CERTIFICADOS

En los últi­mos años, las gón­do­las de los super­mer­ca­dos se han lle­na­do de pro­duc­tos con logos que espe­ci­fi­can que se tra­ta de pro­duc­tos aptos para quie­nes se reco­no­cen como vega­nos. Esa mis­ma ten­den­cia lle­ga hoy al vino argen­tino, y cada vez son más las bode­gas que cer­ti­fi­can sus eti­que­tas en res­pues­ta a una deman­da cre­cien­te: en Esta­dos Uni­dos, el vega­nis­mo ha cre­ci­do des­de un 1% de la pobla­ción en 2014 al 6% en la actua­li­dad, mien­tras que, en la Argen­ti­na, Kan­tar Insights Divi­sion esti­mó que el 9% de la pobla­ción es vega­na (no con­su­me nin­gún deri­va­do ani­mal) o vege­ta­ria­na (no con­su­me carnes).

Exis­te un movi­mien­to de per­so­nas que creen apa­sio­na­da­men­te que los ani­ma­les mere­cen más res­pe­to, en el sen­ti­do de que no debe­rían ser usa­dos para expe­ri­men­tos, ali­men­to u otro fin que no sea el de lle­gar a su ple­ni­tud. Noso­tros que­re­mos apo­yar esta inquie­tud y por eso adhe­ri­mos a la cer­ti­fi­ca­ción vega­na”, afir­ma Ernes­to Cate­na, cuyas bode­gas –Ani­mal Orga­nic Wines y Ste­lla Cri­ni­ta– ofre­cen una amplia varie­dad de vinos orgá­ni­cos. “Exis­te a nivel mun­dial una deman­da cre­cien­te de vinos cuyos pro­ce­sos pro­duc­ti­vos sean cons­cien­tes con res­pec­to al pla­ne­ta y a la explo­ta­ción ani­mal”, coin­ci­de Mar­tín Kai­ser, sub­ge­ren­te de Viti­cul­tu­ra y Eno­lo­gía de la bode­ga Doña Pau­la, en la que todos los vinos se encuen­tran certificados.

Vis­to este fenó­meno des­de la indus­tria viti­vi­ní­co­la argen­ti­na, el núme­ro cada vez mayor de con­su­mi­do­res vega­nos repre­sen­ta una opor­tu­ni­dad para su cre­cien­te y diver­sa ofer­ta, que invo­lu­cra tan­to a bode­gas gran­des como a peque­ñas. Roge­lio Rabino, res­pon­sa­ble de Viti­cul­tu­ra y Eno­lo­gía de Kai­ken Wines, que cuen­ta con la cer­ti­fi­ca­ción de sus vinos, afir­ma: “En algu­nos mer­ca­dos no es una deman­da pero sí una ven­ta­ja tener esta cer­ti­fi­ca­ción por­que abre otras posi­bi­li­da­des de ven­ta en don­de sólo tie­nen espa­cio los vinos orgánicos”.

Pero, ¿qué es un vino vegano? La inquie­tud no es menor, ya que el vino se ela­bo­ra a par­tir de uvas, sin nin­gún agre­ga­do de ori­gen ani­mal. Pero eso no sig­ni­fi­ca que pro­teí­nas ani­ma­les no inter­ven­gan en par­te de su ela­bo­ra­ción. Enton­ces, ¿en qué par­tes del pro­ce­so de ela­bo­ra­ción del vino (no vegano) se emplean deri­va­dos ani­ma­les? “Esen­cial­men­te duran­te el pro­ce­so de cla­ri­fi­ca­ción, en el que sue­len uti­li­zar­se cla­ra de hue­vo o leche (e inclu­so deri­va­dos ictí­co­las), para eli­mi­nar las par­tí­cu­las lue­go de la fer­men­ta­ción alcohó­li­ca y antes del embo­te­lla­do”, expli­ca Nancy John­son, emba­ja­do­ra de mar­ca de bode­ga San­ta Julia, que recien­te­men­te cer­ti­fi­có más de 40 eti­que­tas de su portfolio.

Las pro­teí­nas de ori­gen ani­mal son reem­pla­za­das en los vinos vega­nos por arci­llas como la ben­to­ni­ta o pla­cas de celu­lo­sa, que cum­plen con la mis­ma misión de fil­trar los vinos. Des­de una mira­da inclu­so más con­cep­tual, agre­ga Kai­ser, “tam­po­co usa­mos ani­ma­les para tra­ba­jar la tie­rra ni en nin­gu­na otra eta­pa de la pro­duc­ción del vino”.

Certificación

Como ocu­rre en muchos ámbi­tos, para demos­trar que en la ela­bo­ra­ción del vino no han inter­ve­ni­do pro­duc­tos de ori­gen ani­mal se recu­rre a com­pa­ñías que lle­van ade­lan­te el pro­ce­so de cer­ti­fi­ca­ción. “En San­ta Julia obtu­vi­mos la cer­ti­fi­ca­ción de VEG Argen­ti­na (Liaf Con­trol SRL), el pri­mer sello vegano cer­ti­fi­ca­do del país, que eva­lúa la con­for­mi­dad del ori­gen de las mate­rias pri­mas, adi­ti­vos y coad­yu­van­tes uti­li­za­dos en la ela­bo­ra­ción de los pro­duc­tos para veri­fi­car que no pro­ven­gan de ori­gen ani­mal o deri­va­dos de ani­ma­les. Este pro­ce­so de eva­lua­ción –cuen­ta John­son– se lle­va a cabo median­te una Ins­pec­ción con un staff de pro­fe­sio­na­les de LIAF y, si no se hallan No Con­for­mi­da­des, la enti­dad otor­ga la cer­ti­fi­ca­ción de pro­duc­to vegano”.

Exis­ten otras enti­da­des que brin­dan ese aval, como The Vegan Society (Ingla­te­rra), que es la que ha cer­ti­fi­ca­do los vinos de Kaiken.

Un pun­to en dis­cu­sión es si exis­ten dife­ren­cias –ya sea en aro­mas, sabo­res o tex­tu­ras–, entre un vino vegano y otro que no lo es. Para muchos de los exper­tos con­sul­ta­dos, no son per­cep­ti­bles. Sin embar­go, otros disien­ten: “En el hipo­té­ti­co caso de que se pudie­ran hacer dos vinos igua­les y en uno se uti­li­cen estos cla­ri­fi­can­tes (de ori­gen ani­mal), los vinos resul­tan­tes podrían ser menos táni­cos, un poco más sen­ci­llos y más lím­pi­dos”, opi­na Facun­do Bona­mai­zón, Inge­nie­ro Agró­no­mo de Bode­ga Cha­ka­na, en la que todos los vinos son veganos.

Creo que la dife­ren­cia prin­ci­pal es la pure­za con la que se expre­sa, lo que no quie­re decir que el res­to de los vinos vega­nos sea impu­ro –seña­la Rodri­go Serrano Alou, enó­lo­go de Domai­ne Bous­quet, bode­ga que tam­bién tie­ne el 100% de sus vinos cer­ti­fi­ca­dos–. Como los deri­va­dos de ori­gen ani­mal que se usan en el vino son para cla­ri­fi­ca­ción, arras­tran un mon­tón de atri­bu­tos. Al no usar­los, el vino con­ser­va algu­nos que el no vegano pierde”.

La dife­ren­cia en sabor es muy sutil, si es que la hay –opi­na Cate­na–. Pien­so que un vino vegano es un vino más cui­da­do, don­de hay mayor res­pe­to por la natu­ra­le­za. Quie­ro creer que un agri­cul­tor vegano es alguien que cul­ti­va la tie­rra y tra­ba­ja en la bode­ga con más cari­ño y res­pe­to que la nor­ma. Por ende esta inten­ción, tal vez, se vea refle­ja­da en un vino más armó­ni­co y sutil. Pero si la bue­na con­cien­cia afec­ta el sabor es un tema más moral que organoléptico”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

veinte − 2 =

Menú