19 de julio de 2019  • 10:51

En la Argen­ti­na cada vez hay más bode­gas con prác­ti­cas sus­ten­ta­bles, pro­duc­ción orgá­ni­cay bio­di­ná­mi­ca. Son bou­ti­ques en su mayo­ría y expor­tan bue­na par­te de lo que fabri­can con des­tino prin­ci­pal a la Unión Euro­pea.

Según datos del Ser­vi­cio Nacio­nal de Sani­dad y Cali­dad Agroa­li­men­ta­ria ( Sena­sa ), el 95% de los vinos cer­ti­fi­ca­dos como orgá­ni­cos se expor­tan y la Unión Euro­pea repre­sen­ta el 75% de ese total (4,8 millo­nes de litros en 2018). En ese mer­ca­do, un 67% va aDina­mar­ca (2 millo­nes de litros). Tam­bién hay ven­tas a Sue­cia (1,2 millo­nes de litros), entre otros des­ti­nos.

Los otros impor­ta­do­res de vino orgá­ni­co argen­tino son Esta­dos Uni­dos (4%), Sui­za(3%), Japón (3%) y el 15% res­tan­te se dis­tri­bu­ye en diver­sos des­ti­nos del mun­do, comoBra­sil Cana­dá Colom­bia Rusia .

Una cla­ve es que la Argen­ti­na, según un estu­dio de 2016 del Ins­ti­tu­to de Inves­ti­ga­ción en Agri­cul­tu­ra Orgá­ni­ca (FIBL, por sus siglas en inglés), es el segun­do país con mayor can­ti­dad de tie­rras agrí­co­las orgá­ni­cas (3 millo­nes de hec­tá­reas); detrás de Aus­tra­lia(27,3) y delan­te de Chi­na (2,3). La mayor super­fi­cie de esas tie­rras está des­ti­na­da a pro­duc­ción de pas­tos orgá­ni­cos para la gana­de­ría.

En el caso de los viñe­dos, 2,8% del total local tie­ne cer­ti­fi­ca­ción orgá­ni­ca, lo que deja a la Argen­ti­na detrás de la Unión Euro­pea (8,4%) y Nue­va Zelan­da (5%); y delan­te de Esta­dos Uni­dos (2,7%), Chi­na (2,4%), Sudá­fri­ca (2%), Por­tu­gal (1,8%) y Chi­le (1,5%).

Fran­cia e Ita­lia repre­sen­tan 73% del total de viñe­dos orgá­ni­cos del mun­do, aun­que se esti­ma que Chi­na pron­to se con­ver­ti­rá en el pri­mer país en tér­mi­nos de super­fi­cie, ya que está con­vir­tien­do un alto por­cen­ta­je de sus viñe­dos a orgá­ni­cos, un camino que tam­bién sigue Tur­quía .

La pro­duc­ción orgá­ni­ca es una opor­tu­ni­dad comer­cial impor­tan­tí­si­ma, ya que la nor­ma argen­ti­na es 100% equi­va­len­te con la euro­pea des­de hace años. Son de los sis­te­mas de cer­ti­fi­ca­ción orgá­ni­ca más con­fia­bles y res­pe­ta­dos del mun­do”, sos­tie­ne Juan Pino, cofun­da­dor de VIOS y crea­dor de la Feria de Vinos Orgá­ni­cos y Sus­ten­ta­bles, que rea­li­za­rá su sex­ta edi­ción del 1º al 3 de agos­to en La Boti­ca del Ángel, en el barrio por­te­ño de San Tel­mo .

El 95% de la producción de los viñedos orgánicos se vende al exterior
El 95% de la pro­duc­ción de los viñe­dos orgá­ni­cos se ven­de al exte­rior Cré­di­to: Domai­ne Bous­quet

Domai­ne Bous­quet, con 280 hec­tá­reas pro­pias en el Valle de Uco ( Men­do­za ) don­de pro­du­ce 4 millo­nes de litros al año, es la bode­ga com­ple­ta­men­te orgá­ni­ca (toda su línea de pro­duc­tos lo es) más gran­de del país. Expor­ta el 95% de lo que fabri­ca y se ubi­ca entre las 15 bode­gas más expor­ta­do­ras del país, inclu­yen­do las tra­di­cio­na­les.

Igna­cio Mar­tí­nez Lan­da, geren­te de mar­ke­ting de la empre­sa, con­tó que la fami­lia de cua­tro gene­ra­cio­nes, de tra­di­ción viti­vi­ní­co­la en Car­cas­so­ne (sur de Fran­cia), com­pró las tie­rras en 1997.

Es una de las pio­ne­ras; las tie­rras eran un desier­to y, des­de el ini­cio, deci­die­ron que pri­vi­le­gia­rían la pro­duc­ción orgá­ni­ca por el cli­ma y por la tie­rra vir­gen. En 2002 fue la pri­me­ra cose­cha comer­cial y en 2005 cer­ti­fi­ca­mos; en ese año no exis­tía ni en la Argen­ti­na ni en el mun­do el desa­rro­llo que hoy tie­nen los vinos orgá­ni­cos”, dijo.

Oportunidades

La pri­me­ra ban­de­ra que plan­tó la bode­ga en el exte­rior fue en Sue­cia. En Esto­col­mo tuvo el pri­mer ten­der de Mal­bec argen­tino orgá­ni­co con 200.000 litros. “Des­pués nos fui­mos expan­dien­do al res­to de Euro­pa que hoy repre­sen­ta 35% de nues­tro mer­ca­do y aten­de­mos des­de un depó­si­to en Holan­da ‑agre­gó Mar­tí­nez Lan­da-. Segui­mos con Esta­dos Uni­dos, don­de tene­mos una estruc­tu­ra pro­pia, y es nues­tro mayor des­tino con 40% del total”.

El eje­cu­ti­vo insis­tió en que el hecho de que todos los pro­duc­tos sean orgá­ni­cos es “un dife­ren­cial; no solo somos orgá­ni­cos por lo ambien­tal, sino por­que esta­mos con­ven­ci­dos de que el vino es mejor”.

Ade­más de sus pro­pias uvas se pro­veen de otros pro­duc­to­res. “Toda uva se ana­li­za antes de ingre­sar; desa­rro­llar abas­te­ce­do­res es un tra­ba­jo de lar­go pla­zo con una apues­ta a la capa­ci­ta­ción y tam­bién con incen­ti­vos, como es el mejor pre­cio”, indi­có Mar­tí­nez Lan­da.

Cha­ka­na, fun­da­da en el 2002 por la fami­lia Peliz­zat­ti, cuen­ta con la Fin­ca Nuna (Agre­lo, Luján de Cuyo; 150 hec­tá­reas con mane­jo orgánico/biodinámico des­de 2012 con cer­ti­fi­ca­ción orgá­ni­ca a par­tir de cose­cha 2014 y bio­di­ná­mi­ca Deme­ter “en con­ver­sión”); La Ade­li­na (Mayor Drum­mond, Luján de Cuyo; 21 hec­tá­reas todas plan­ta­das con Mal­bec con mane­jo orgá­ni­co des­de 2013 cer­ti­fi­ca­do “en tran­si­ción”); Los Cedros (Alta­mi­ra, Valle de Uco; 13 hec­tá­reas netas plan­ta­das, mane­jo orgá­ni­co des­de 2013 cer­ti­fi­ca­do “en tran­si­ción”) y Ayni (Alta­mi­ra, Valle de Uco; 26 hec­tá­reas plan­ta­das y cer­ti­fi­ca­do).

Julio Peliz­zat­ti, due­ño de la bode­ga, apun­tó que expor­tan 80% del millón de bote­llas anua­les que pro­du­cen y sus prin­ci­pa­les des­ti­nos son Esta­dos Uni­dos, Euro­pa y Bra­sil. “El mer­ca­do inter­na­cio­nal tie­ne una deman­da cre­cien­te de pro­duc­tos orgá­ni­cos y natu­ra­les; en cam­bio los bio­di­ná­mi­cos regis­tran una menor pero des­pier­tan curio­si­dad como un para­dig­ma agrí­co­la dife­ren­te y ale­ja­do de los cri­te­rios capi­ta­lis­tas”, des­cri­bió.

En el caso del mer­ca­do domés­ti­co, sos­tu­vo que “pacien­te­men­te” tra­tan de edu­car a los con­su­mi­do­res res­pec­to de que “la for­ma de hacer vino no es indi­fe­ren­te; pero el pre­di­ca­men­to es difí­cil de trans­mi­tir. Toda­vía el seg­men­to que tie­ne una ver­da­de­ra com­pren­sión de lo que impli­ca una agri­cul­tu­ra alter­na­ti­va es exi­guo”.

En la ela­bo­ra­ción Cha­ka­na uti­li­za el cri­te­rio de inter­ve­nir lo menos posi­ble en los pro­ce­sos de fer­men­ta­ción, uti­li­zan­do leva­du­ras indí­ge­nas, mini­mi­zan­do las inter­ven­cio­nes con SO2 (anhí­dri­do sul­fu­ro­so) y otros adi­ti­vos, y pri­vi­le­gian­do el uso de mate­ria­les poro­sos en la crian­za (cemen­to sin epo­xi y tone­les), de mane­ra de con­ser­var el carác­ter del lugar en el vino.

Para ver la nota com­ple­ta: https://www.lanacion.com.ar/economia/campo/vinos-organicos-como-es-negocio-bodegas-boutique-nid2269271

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú