No se utilizan productos de síntesis química

Cuidado del recurso hídrico

Huerta orgánica para nuestro restaurante

Sistema de vendimia amigable

Nuestro compromiso con la agricultura orgánica nos impulsa a mejorar la biodiversidad de nuestras tierras. Consideramos que mientras más saludable sea el viñedo, mejor será la calidad de la uva y, por lo tanto, del vino. En otras palabras, creemos que si cuidamos de la tierra sin adicionar productos químicos y la tratamos con respeto, nos retribuirá con sus frutos más finos.

Las raí­ces de los viñe­dos cul­ti­va­dos de for­ma orgá­ni­ca pene­tran más pro­fun­da­men­te en el sue­lo y le per­mi­ten a la plan­ta absor­ber y dis­tri­buir mine­ra­les, logran­do que nues­tris viñe­dos desa­rro­llen un autén­ti­co sabor regio­nal. Por esta razón, las uvas cul­ti­va­das de for­ma orgá­ni­ca logran expre­sar la pure­za, la inten­si­dad y el carác­ter del torroir de don­de pro­vie­nen.

El cul­ti­vo orgá­ni­co nos pro­vee de fru­tas de la más alta cali­dad, cuya inten­si­dad de sabo­res es inigua­la­ble en el mun­do de los vinos con­ven­cio­na­les. Esta mayor con­cen­tra­ción de sabo­res se debe a que el ren­di­mien­to de un cul­ti­vo orgá­ni­co tien­de a ser más bajo en com­pa­ra­ción al de un viñe­do con­ven­cio­nal.

Los viñe­dos orgá­ni­cos son cul­ti­va­dos en per­fec­ta armo­nía con la natu­ra­le­za, sin nece­si­dad del uso de pro­duc­tos quí­mi­cos tales como pes­ti­ci­das, her­bi­ci­das o fer­ti­li­zan­tes. En la agri­cul­ti­ra orgá­ni­ca se uti­li­zan fer­ti­li­zan­tes natu­ra­les como el com­post.

De este modo, logra­mos pre­ser­var el sue­lo y el medio ambien­te de for­ma sus­ten­ta­ble para las futu­ras gene­ra­cio­nes.

Menú