GAIA LODGE, EL NUEVO HOTEL QUE ABRE SUS PUERTAS EN EL VALLE DE UCO

Con una impor­tan­te inver­sión, Domai­ne Bous­quet inau­gu­ra su GAIA Lod­ge, una nue­va opción de hos­pe­da­je para el enotu­ris­mo en Men­do­za. El nue­vo empren­di­mien­to de la bode­ga orgá­ni­ca ubi­ca­da en Gual­ta­llary, en el Valle de Uco, se suma al bis­tró del mis­mo nom­bre y a la com­ple­ta pro­pues­ta de acti­vi­da­des para dis­fru­tar de la naturaleza.

GAIA Lod­ge ya abrió las puer­tas al públi­co y se encuen­tra empla­za­do en el terru­ño de la bode­ga y cuen­ta con sie­te habi­ta­cio­nes para un total de 18 pla­zas (5 dobles y 2 cuá­dru­ples), cada una con bal­cón con vis­ta a la mon­ta­ña o al valle y sus viñe­dos. Ade­más, la hos­te­ría brin­da ser­vi­cio de con­ser­je­ría per­so­na­li­za­do, tras­la­dos, bar y restaurante.

Habi­tar la Madre Tierra

El edi­fi­cio de GAIA Lod­ge – de dise­ño arqui­tec­tó­ni­co en el que pre­do­mi­nan las líneas rec­tas, cons­trui­do con mate­ria­les sim­ples como ladri­llo vis­to y hor­mi­gón- está inte­gra­do por tres plan­tas: la recep­ción y dos depar­ta­men­tos idea­les para fami­lias en la plan­ta baja.

Los espa­cios don­de se rea­li­zan las acti­vi­da­des socia­les como el res­tau­ran­te, livings y zona de lec­tu­ra se ubi­can en el pri­mer piso. Y por últi­mo, en el segun­do piso, cin­co sui­tes para las que se prio­ri­za­ron las vis­tas hacia la mon­ta­ña median­te bal­co­nes orien­ta­dos hacia el oes­te, todas con baño privado.

Los espa­cios comu­nes están ambien­ta­dos con colo­res ale­gres y divertidos.

La inte­gra­ción de los lod­ges con la bode­ga está dada por el rol fun­da­men­tal del pro­yec­to de inte­rio­ris­mo, desa­rro­lla­do por el estu­dio Ale­jan­dra Reta & Arqui­tec­tos Aso­cia­dos. La pre­mi­sa prin­ci­pal con la que se tra­ba­jó el dise­ño de inte­rio­res fue la de recrear y refle­jar la filo­so­fía orgá­ni­ca de Domai­ne Bous­quet que le da nom­bre a GAIA Lod­ge y rin­de tri­bu­to a la dio­sa grie­ga que repre­sen­ta a la Madre Tie­rra.

El esti­lo de los espa­cios comu­nes es “kitsch”, ale­gre y colo­ri­do. Se com­bi­nan tex­tu­ras, estam­pa­dos y obje­tos lla­ma­ti­vos, anti­guos y moder­nos. La deco­ra­ción se tra­ba­jó con un papel hecho exclu­si­va­men­te para el lugar, con los moti­vos de las eti­que­tas de los vinos de la bode­ga, espe­cial­men­te de la línea GAIA: flo­res y mari­po­sas en una esca­la importante.

Los vinos de la bode­ga cuen­tan con cer­ti­fi­ca­ción orgá­ni­ca y vegana.

Estos espa­cios son el res­tau­ran­te – don­de la coci­na está inte­gra­da al espa­cio, pero sepa­ra­da vir­tual­men­te por una barra de bar con ban­que­tas, que per­mi­te una situa­ción más infor­mal y rela­cio­na­da con el personal‑, dos livings para rela­jar­se y una zona tran­qui­la para lectura.

Las sui­tes son de un esti­lo más tran­qui­lo y cáli­do, que per­mi­ten el des­can­so. Mue­bles de made­ra y ele­men­tos con tonos “tie­rra” como base. Los nom­bres de las sui­tes reco­rren las ciu­da­des repre­sen­ta­ti­vas en la his­to­ria de la bode­ga, como Car­cas­son­ne, Madrid, Bru­xe­lles, Mia­mi, Van­cou­ver, Bue­nos Aires, São Pau­lo, New York Stockholm; y cada una lle­va un color que lo repre­sen­ta según la flor nacio­nal del país o de cada ciudad.

Madrid, una de las sie­te habi­ta­cio­nes del lod­ge que tie­nen nom­bres de ciudades.

Como par­te del pro­yec­to, se dise­ñó una estruc­tu­ra metá­li­ca, exter­na al edi­fi­cio, para alo­jar un ascen­sor pano­rá­mi­co des­de el cual se dis­fru­ta de las des­lum­bran­tes vis­tas del pai­sa­je duran­te el reco­rri­do. Ade­más cuen­ta con una esca­le­ra que per­mi­te lle­gar a los viñe­dos direc­ta­men­te des­de las habitaciones.

Gas­tro­no­mía y turis­mo en Domai­ne Bousquet

El nue­vo res­tau­ran­te del GAIA Lod­ge está abier­to para cual­quier per­so­na que quie­ra desa­yu­nar, almor­zar o meren­dar, ofre­cien­do un menú a la car­ta con opcio­nes lige­ras y sen­ci­llas. En el hora­rio de la cena está dis­po­ni­ble úni­ca­men­te para que los hués­pe­des pue­dan rela­jar­se en un entorno rodea­do de natu­ra­le­za. Cuen­ta con un sec­tor inte­rior y otro al aire libre.

Quie­nes quie­ran vivir una expe­rien­cia gas­tro­nó­mi­ca más com­ple­ta, podrán almor­zar y delei­tar­se, rodea­dos por el pai­sa­je de viñe­dos y el Cor­dón del Pla­ta, con los dife­ren­tes menús del tra­di­cio­nal GAIA Bis­tró.

El lod­ge cuen­ta con un res­tau­ran­te abier­to a todo público.

Este espa­cio pro­po­ne una coci­na de autor, de la mano del chef Adrián Bag­gio, quien hace honor a la filo­so­fía de la bode­ga: com­bi­nar los pro­duc­tos de la tie­rra en pla­tos que refle­jan la gas­tro­no­mía euro­pea fusio­na­da con la coci­na tra­di­cio­nal argentina.

Domai­ne Bous­quet tie­ne una com­ple­ta pro­pues­ta turís­ti­ca con degus­ta­cio­nes, visi­tas guia­das y acti­vi­da­des al aire libre pen­sa­das para com­par­tir, en con­tac­to con la natu­ra­le­za, entre ami­gos, en pare­ja o en familia.

Cui­dar la Madre Tierra

En línea con la filo­so­fía de res­pe­to al medio ambien­te que Domai­ne Bous­quet eli­gió des­de su naci­mien­to, para el nue­vo empren­di­mien­to turís­ti­co GAIA Lod­ge se reali­zó un rele­va­mien­to de pro­vee­do­res para con­tra­tar según polí­ti­cas sustentables:

-Lavan­de­ría: ser­vi­cio de lava­do de blan­cos que tra­ba­ja con la pre­mi­sa de pre­ser­va­ción del recur­so hídri­co y no uti­li­za­ción de plás­ti­cos, para el cual se uti­li­zan bol­sas de tela reutilizables.

-Ame­ni­ties de baño: libres de para­be­nos, sin for­mol, sin sal agre­ga­da, sin TACC, no tes­tea­dos en ani­ma­les y 100% bio­de­gra­da­bles. El pro­vee­dor es fun­da­dor de una orga­ni­za­ción que se encar­ga de reci­clar jabo­nes des­car­ta­dos por los hote­les, repro­ce­sar­los y entre­gar­los a comu­ni­da­des caren­cia­das, así garan­ti­zar la higie­ne. Ade­más: enva­ses recar­ga­bles y los pro­duc­tos de baño como cofias, jabo­nes en barra, vani­ties, se pre­sen­tan en estu­ches de car­tón para evi­tar el uso de plástico.

-Bici­cle­tas para que los hués­pe­des pue­dan tras­la­dar­se por los alre­de­do­res y visi­tar bode­gas vecinas.

-Car­te­le­ría que pro­mue­ve la bue­na uti­li­za­ción del recur­so hídri­co y energético.

-Sepa­ra­ción de residuos.

-Huer­tas agro­eco­ló­gi­cas con las que se abas­te­cen las coci­nas de los dos res­tau­ran­tes de Domai­ne Bousquet.

Tari­fas de GAIA Lodge

Las habi­ta­cio­nes dobles tie­nen un valor de USD 150, mien­tras que el pre­cio de las cuá­dru­ples es de USD 270. Los niños has­ta 3 años no pagan, a par­tir de 4 años pagan USD 50 com­par­tien­do habi­ta­ción. En todos los casos se inclu­ye desayuno.

Las hai­ta­cio­nes están ambien­ta­das con colo­res que invi­tan al descanso.

Domai­ne Bous­quet es el lega­do de una lar­ga y pres­ti­gio­sa his­to­ria que lle­va el ape­lli­do Bous­quet. Una fami­lia que lle­va cua­tro gene­ra­cio­nes de tra­di­ción viti­vi­ní­co­la, pro­ve­nien­te de la región de Car­cas­son­ne, al sur de Fran­cia. La bode­ga nació en 1997, cuan­do la fami­lia adqui­rió 240 hec­tá­reas de viñe­dos en Gual­ta­llary, Tupun­ga­to, Valle de Uco, actual­men­te con­si­de­ra­do uno de los mejo­res terru­ños mendocinos.


CON­SUL­TAS y RESERVAS:

De lunes a domin­gos de 9 a 18 horas.

Mail: gaialodge@domainebousquet.com

Direc­ción: Ruta 89, KM 7, Gual­ta­llary, Tupun­ga­to, Mendoza.

Vis­tas a la Cor­di­lle­ra de los Andes.

Deta­lles con el máxi­mo de confort.

El lod­ge cuen­ta con sie­te habi­ta­cio­nes matrimoniales.

Fuen­te https://eldescorchediario.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

11 + 7 =

Menú