La segunda vida de una economista y propietaria de una bodega en Mendoza

El testimonio de Anne Bousquet sobre su trabajo en Domaine Bousquet, en una entrevista publicada por la revista Forbes.

La segunda vida de una economista y propietaria de una bodega en Mendoza
ANNE BOUSQUET ES ECONOMISTA Y DUEÑA DE LA BODEGA DOMAINE BOUSQUET EN TUPUNGATO.
 

Un anciano respiró hondo, intentando controlar su inquieto estómago. Preparaba su mente para escuchar malas noticias mientras hacía una llamada vital durante la mitad de la noche. Era productor de uvas y enólogo. Durante la cosecha quería saber si iba a llover en las horas siguientes y qué daños haría. Durante esos años lluviosos este anciano, junto con su hijo adulto, tendría que pasar días infernales tratando de cosechar lo más rápido posible, ya que cada momento perdido se traduciría en uvas inutilizables para un buen vino y, a veces, todo ese trabajo sólo produciría muy poco.

Cada año era tremendamente estresante, ya que estos hombres nunca descartaban que la naturaleza les diera una sorpresa desagradable y que no importaba cuánto trabajaran o qué tan bien salieran las cosas al comienzo de la temporada, porque su sustento podría ser arrebatado en un instante. Una joven que trabajaba en la bodega fue testigo del estrés y la miseria que conllevaba tal camino en la vida y prometió que, una vez que fuera adulta, se alejaría “lo más posible del vino”. Esa niña era Anne Bousquet, nieta e hija de los hombres que poseían una bodega familiar en el suroeste de Francia.

Primera vida

Anne comenzó a alejarse del vino al recibirse de licenciada en Economía de una universidad en Toulouse. Luego, como estudiante de intercambio en Estados Unidos en una universidad de Minnesota, en la que obtuvo una beca para una maestría en Economía Aplicada. En el momento en que comenzaba el camino para una carrera exitosa como economista, conoció a su futuro esposo, un hombre de España que dedicado a las finanzas que finalmente se convertiría en su socio comercial.

Finalmente, al mudarse a Boston, Anne y su esposo Labid al Ameri tuvieron éxito en sus respectivos ámbitos: Anne, al analizar y hacer proyecciones para la industria del embalaje de papel. Después de siete años, fue promovida a un puesto más alto y se mudaron a Bruselas (Bélgica).

Durante ese tiempo, el padre de Anne vendió todo: los viñedos familiares, la bodega y el hogar; y se mudó a Argentina para plantar un viñedo orgánico. La bodega se llamó Domaine Bousquet, en honor al legado familiar de vinos en Francia. Era 2005 y antes de mudarse a Bruselas, el padre de Anne los llamó para preguntarles si podían ayudarlo a vender su primera cosecha de vinos argentinos.

Labid renunció como comerciante para hacerse cargo de las ventas y Anne se tomó cuatro semanas de descanso de su trabajo para poder asistir a ProWein (Alemania), la mayor feria de vinos en Europa, y rápidamente vendieron sus vinos orgánicos; en tres años vendieron un millón de botellas por cada uno.

La bodega de la familia francesa Bousquet, en Mendoza.
LA BODEGA DE LA FAMILIA FRANCESA BOUSQUET, EN MENDOZA.WEB

Domaine Bousquet

Cuando el padre de Anne comenzó a sentirse abrumado por tener que aumentar la producción a medida que sus ventas aumentaban significativamente, les preguntó a su hija y yerno si se mudarían a Argentina para ayudarlo.

Era 2008: Anne estaba haciendo malabares con una hija recién nacida y su trabajo de tiempo completo; su esposo estaba cada vez más ocupado con las ventas de la bodega. Sin embargo, después de diez años en la misma compañía, Anne renunció y, en marzo de 2009, se mudaron a Tupungato (Mendoza).

Ya estaban enamorados de Argentina cuando visitaron al padre de Anne en 2001 y, como ella dice, «caminar por esos viñedos tuvo un gran impacto en nosotros». Ciertamente, fue un desafío vivir a una distancia considerable de cualquier ciudad importante, pero pensó que no tendrían una gran «vida social con una niña de un año», pero sí la enorme tarea de construir la bodega más grande de vinos orgánicos en Argentina. Fue un shock pasar de ser una economista en Estados Unidos y Europa a vivir en una zona rural de América del Sur, sin siquiera hablar español.

Pero Anne y su esposo asumieron el desafío de invertir en la bodega y en su infraestructura y atraer a trabajadores. Ella siempre creyó en la capacitación y promoción desde adentro. Una operaria, que comenzó en la línea de embotellado, se convirtió en jefa de Compras; y un joven de la zona fue enviado a Nueva York para realizar prácticas en restaurantes como cocinero. Ahora es el chef que dirige el restaurante de la bodega.

Su idea de sustentabilidad no es sólo usar uvas 100 por ciento orgánicas, sino también construir una base para el éxito económico en la comunidad que antes no existía. Actualmente, el 80 por ciento de las exportaciones de Domaine Bousquet llegan a Estados Unidos ya que la demanda ha aumentado exponencialmente en la última década.

Virgen

El año pasado decidieron experimentar sin agregar sulfitos a un vino tinto llamado Virgen. Se le dio el nombre porque “no tiene productos químicos ni sulfitos, por lo que es virgen”, dice Anne con su gran y generosa sonrisa.

Fue muy directa y honesta sobre sus pensamientos sobre el anhídrido sulfuroso, ya que no está convencida de que cause dolores de cabeza. El vino tiene una cantidad mínima de sulfitos en comparación con varios alimentos que se consumen a diario, como las frutas secas. Pero hay una demanda en los Estados Unidos de vinos sin sulfitos añadidos, ya que existe una preocupación general sobre lo que la gente está incorporando en sus cuerpos.

Su lanzamiento, en 2019, se agotó en poco más de dos meses y se sorprendieron por su éxito. Este año lanzó Virgen Malbec y Virgen Cabernet Sauvignon 2019, así como el Red Blend original.

Virgen red vlend 2018
UNA DE LAS MARCAS DE LOS VINOS ORGÁNICOS QUE ELABORA LA BODEGA EN TUPUNGATO.WEB

Dos vidas diferentes

Los desafíos de construir una bodega orgánica tan grande en medio de un lugar tan desolado en Argentina eran muchos, pero como dice Anne, “lo haría de nuevo con los ojos cerrados” y es una buena lección para “nunca digas nunca”. Hoy, Anne vive con su familia en Miami. Pero pasa una semana al mes en Argentina para supervisar los trabajos de la bodega, y viaja a Estados Unidos por las ventas, al igual que su esposo. Anne tiene la energía y el espíritu de alguien que está satisfecho y contento con su vida y le encanta la idea de que ha vivido “dos vidas diferentes”.

Lo último que Anne quería era involucrarse en el mundo del vino, pero su situación ahora es completamente diferente.

En Argentina es fácil cultivar uvas orgánicas, ya que tiene un clima seco y menor posibilidad de enfermedades en los viñedos. Los de Domaine Bousquet, de gran altitud, son viñedos con mucho sol y aseguran uvas maduras.

La vida de Anne es una prueba de que hay muchas vidas dentro de las personas y, a veces, tomar el camino no convencional no siempre es una locura. Para algunos, su primera vida llega a un punto en el que golpean un muro, y para aquellos que viven para un desafío, ese muro puede significar que están listos para vivir otra vida, y como en el caso de Anne, la experiencia de su vida anterior y un conjunto de habilidades le permitieron construir una de las bodegas orgánicas más grandes de Argentina.

¿Cuántas vidas tiene cada persona? Esa pregunta nunca será respondida por completo, excepto para aquellos que pueden vivir dos vidas exitosas, y eso es algo que parece más de lo que cualquiera podría esperar alcanzar.

Nota completa de Cathrine Todd en forbes.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

19 − diez =