¿Por qué orgánico es sinónimo de superior?

El vino orgánico es mejor para tu cuerpo, mente y para el ambiente… y también tiene mejor sabor

Reco­rrer la gón­do­la de vinos de tu mer­ca­do local pue­de impli­car encon­trar muchas eti­que­tas y desig­na­cio­nes. Y aun­que segu­ra­men­te pue­das enten­der las dife­ren­cias entre varie­ta­les y aña­das, ¿qué con­clu­sio­nes pue­des sacar ante la dico­to­mía entre orgá­ni­co y no orgánico?

Si toda­vía no has teni­do la opor­tu­ni­dad de dis­fru­tar de una copa de vino orgá­ni­co, pue­des estar pre­gun­tán­do­te qué es lo que esto sig­ni­fi­ca. Algu­nas de las pre­gun­tas más comu­nes que se hacen los aman­tes del vino ante la duda de si com­prar un vino orgá­ni­co son: ¿es más salu­da­ble? ¿Tie­ne un sabor dis­tin­to? ¿Hay otras per­so­nas a las cua­les les gusta?

La desig­na­ción de “orgá­ni­co” para un vino inclu­ye no sólo el ori­gen de las uvas, sino tam­bién al pro­ce­so de pro­duc­ción en la bode­ga. En un viñe­do que pro­du­ce uvas orgá­ni­cas, estas son cul­ti­va­das sin fer­ti­li­zan­tes quí­mi­cos arti­fi­cia­les, pes­ti­ci­das, fun­gi­ci­das, her­bi­ci­das ni orga­nis­mos gené­ti­ca­men­te modi­fi­ca­dos. Ade­más, a lo lar­go del pro­ce­so de pro­duc­ción no se uti­li­zan pre­ser­van­tes como los sul­fi­tos ni otros adi­ti­vos, tales como agen­tes sabo­ri­zan­tes y colo­ran­tes arti­fi­cia­les. La pro­duc­ción de vino orgá­ni­co es sim­ple y hones­ta: todo se tra­ta de pre­ser­var la cali­dad de las uvas.

Los beneficios para la salud del vino orgánico

Una razón impor­tan­te para optar por un vino orgá­ni­co es que pro­vee bene­fi­cios para la salud. Dado que el pro­ce­so de pro­duc­ción no invo­lu­cra nin­gu­na sus­tan­cia quí­mi­ca arti­fi­cial, tal como pes­ti­ci­das poten­cial­men­te peli­gro­sos, estos com­pues­tos dañi­nos no ter­mi­nan lue­go en tu copa.

Los vinos orgá­ni­cos tam­bién poseen una mayor con­cen­tra­ción de anto­cia­ni­nas y de anti­oxi­dan­tes. Estos últi­mos ayu­dan a man­te­ner al sis­te­ma inmu­ne for­ta­le­ci­do e inclu­yen a los poli­fe­no­les y el res­ve­ra­trol, con sus cono­ci­dos bene­fi­cios para el cora­zón. Ade­más, y a dife­ren­cia de los vinos no orgá­ni­cos, con­tie­nen menos azú­car y nin­gún tipo de adi­ti­vo de guar­da, tales como agen­tes sabo­ri­zan­tes y colo­ran­tes cara­me­lo que, cuan­do se com­bi­nan con altos nive­les de azú­ca­res, pue­den cau­sar dolo­res de cabeza.

Es mejor para el ambiente

Cul­ti­var uvas orgá­ni­cas no sólo evi­ta el uso de sus­tan­cias quí­mi­cas, sino que tam­bién redu­ce el con­su­mo de agua. De esta mane­ra, la ausen­cia de sis­te­mas de irri­ga­ción dañi­nos impi­de que los pes­ti­ci­das lle­guen al sue­lo y a las reser­vas de agua. Esto resul­ta bene­fi­cio­so para las per­so­nas, los ani­ma­les y las plan­tas en las regio­nes en las cua­les se pro­du­cen vinos orgánicos.

Sabor superior

Una pre­gun­ta que muchos con­su­mi­do­res se hacen es: ¿Qué sabor tie­ne el vino orgá­ni­co? En rela­ción a esto, un tra­ba­jo de inves­ti­ga­ción publi­ca­do en 2016 en el Jour­nal of Wine Eco­no­mics ana­li­zó los pun­ta­jes de un estu­dio en el cual 74.000 per­so­nas degus­ta­ron a cie­gas vinos orgá­ni­cos y no orgá­ni­cos a lo lar­go de nue­ve años. Los resul­ta­dos mos­tra­ron que los vinos orgá­ni­cos obtu­vie­ron los mejo­res pun­ta­jes en la cate­go­ría de sabor en gene­ral y fue­ron los más apre­cia­dos en las reseñas.

Otra encues­ta lle­va­da a cabo por la mis­ma publi­ca­ción mos­tró tam­bién que los vinos orgá­ni­cos obtu­vie­ron 4,1 pun­tos por enci­ma de los vinos no orgá­ni­cos en la cate­go­ría de sabor. Una de las razo­nes por las cua­les se obtie­nen estas mejo­ras en el sabor se encuen­tra pro­ba­ble­men­te aso­cia­da a que las uvas se cul­ti­van sin fer­ti­li­zan­tes quí­mi­cos, lo que les per­mi­te expre­sar mejor las carac­te­rís­ti­cas del terru­ño y sus aromas.

Sustentabilidad y ética

El uso exce­si­vo de sus­tan­cias quí­mi­cas daña el ambien­te y las comu­ni­da­des. Cuan­do apo­yas a un pro­duc­tor orgá­ni­co, estás apo­yan­do una ope­ra­ción sus­ten­ta­ble y éti­ca. Apo­yar pro­duc­cio­nes orgá­ni­cas es pare­ci­do a votar, pero eli­gien­do el des­tino de tu dine­ro. Cuan­do com­pras una bote­lla de vino orgá­ni­co, estás pro­mo­vien­do prác­ti­cas más salu­da­bles y ami­ga­bles con el pla­ne­ta y, en muchas oca­sio­nes, estás apo­yan­do a un empren­di­mien­to fami­liar en lugar de a una bode­ga indus­trial que prio­ri­za la pro­duc­ción en masa por sobre la pro­duc­ción cui­da­do­sa y dedicada.

La alta demanda de vino orgánico

Hace no mucho tiem­po atrás, encon­trar pro­duc­tos orgá­ni­cos era no menos que una lucha para los con­su­mi­do­res con men­ta­li­dad eco­ló­gi­ca. Debi­do a esto, este esti­lo de vida obli­ga­ba a encon­trar mer­ca­dos, res­tau­rants y tien­das espe­cia­li­za­das. Hoy en día, en cam­bio, lo orgá­ni­co es mains­tream y es más fácil que nun­ca encon­trar pro­duc­tos orgá­ni­cos en tien­das y en menús. Como resul­ta­do, no sola­men­te es más fácil ele­gir con­su­mir pro­duc­tos orgá­ni­cos, sino que es tam­bién más bara­to, pro­duc­to del incre­men­to en la deman­da. Sola­men­te en los Esta­dos Uni­dos, las ven­tas de pro­duc­tos orgá­ni­cos alcan­za­ron los 52,2 mil millo­nes de dóla­res en 2018, un incre­men­to sus­tan­cial en com­pa­ra­ción con años ante­rio­res. Ade­más, se espe­ra que este cre­ci­mien­to con­ti­núe, demos­tran­do que los pro­duc­tos orgá­ni­cos, inclu­yen­do el vino, no son tan sólo una moda, sino que son una opción valio­sa para los consumidores.

Mayor calidad

Des­de un mejor sabor has­ta bene­fi­cios para la salud, la ima­gen de los vinos orgá­ni­cos es una ima­gen de alta cali­dad. No exis­te actual­men­te un sus­ti­tu­to para lo orgá­ni­co, inde­pen­dien­te­men­te de si uno defi­ne a la cali­dad en tér­mi­nos de lo nutri­cio­nal, de la pro­duc­ción, de la par­te éti­ca o de la popularidad.

Si estás entu­sias­ma­do por pro­bar una bote­lla de vino orgá­ni­co por pri­me­ra vez, ten en men­te a Domai­ne Bous­quet. Nues­tra bode­ga orgá­ni­ca, loca­li­za­da en la región viti­vi­ní­co­la de Men­do­za, en Argen­ti­na, com­bi­na cua­tro gene­ra­cio­nes de expe­rien­cia y las prác­ti­cas más ama­bles de mani­pu­la­ción de uvas para dar lugar a vinos pre­mia­dos. Domai­ne Bous­quet es una de las bode­gas más impor­tan­tes de Argen­ti­na y cuen­ta con cer­ti­fi­ca­ción orgá­ni­ca, de mer­ca­do jus­to, sus­ten­ta­ble y vegana.

Lee más sobre la his­to­ria detrás del viñe­do y comien­za tu camino hacia pro­bar la dife­ren­cia orgánica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

tres + tres =

Menú